Tarot Álmico

En toda mancia o canal de clarividencia es necesario conectar con nuestra parte etérica (al igual que en el resto de los bloques que comparto), pues sólo ella nos permite estar más cerca de la verdad y por ende, conocernos mejor a nosotros mismos. En ocasiones, para este proceso introspectivo, necesitamos un vehículo cuya misión sea la de mensajero o espejo,  que refleje la realidad que no vemos y las posibilidades ligadas a ella. El Tarot sin esta parte esencial, pierde el significado que se le atribuye y deja de servir como ayuda, convirtiéndose una vez más, en otra mentira del ser humano.

Pregunta Concreta

10,00 

Obviamente, en esta tirada, debes formular una pregunta de manera clara y precisa, sin desviarte del tema elegido por ti. Se trata de profundizar en algo concreto y obtener así, con mayor detalle, información sobre todos los aspectos del tema en cuestión.

Para poder trabajar en tu tirada, conectando con tu ser superior debo tener al menos los datos requeridos en el checkout.

Tu Carta para hoy dice…

5,00 

Esta tirada te brinda la oportunidad de obtener información sobre diversos momentos de tu vida, y diferentes temas. No se realiza una pregunta concreta, sencillamente se espera recibir todo aquello que las cartas quieran contarte para facilitar tu camino.

Para poder trabajar en tu tirada, conectando con tu ser superior debo tener al menos los datos requeridos en el checkout.

Tirada General

20,00 

La información que trae consigo esta carta, anuncia lo más importante o atractivo que surgirá en el día; puede ser algo concreto o simplemente un consejo, para ayudarte a recibir todo aquello que siempre ha estado esperando ser aceptado por ti.

Para poder trabajar en tu tirada, conectando con tu ser superior debo tener al menos los datos requeridos en el checkout.

A continuación trataré de explicar los motivos por los cuales considero mi función de tarotista, un trabajo serio y responsable, a diferencia de lo que normalmente encontramos en los medios informáticos.

         Observando las páginas relacionadas con tarots, el método empleado son, en su mayoría,  juegos y programas que tienen como resultado una combinación variable al azar especificada por una función distributiva de las cartas.

         Se trata de un sistema de trabajo potente y muy atractivo, en el que se incita al usuario y se crea, en la mayoría de las ocasiones, una conducta repetitiva y obsesiva, sin ningún tipo de control emocional, con el único propósito de satisfacer un momento concreto. En estos casos las cartas las elige al azar una máquina, no existe una persona detrás involucrada en tu respuesta, en canalizar con tu ser y respetar tu dignidad humana. Por ello, sabemos que se trata de tiradas gratuitas, destinadas a entretener y crear una alegría efímera (en el mejor de los casos).

Desde tiempos remotos el Tarot ha estado vinculado a un “sistema adivinatorio”, aunque esta definición no es exactamente la correcta. Su misión es servir como canal para apoyar toda información que proceda de tu ser, así como se hace con otros medios de concentración. Pero para que esto ocurra, se ha debido canalizar previamente a la tirada, con tu ser de luz, y así poder contrastar y apoyar el mensaje de las cartas. Sin esta canalización previa el Tarot no va más allá de un simple juego de azar.

         Una vez recibido el mensaje, debemos ser conscientes de que el tiempo es relativo, pues en ocasiones las cartas están indicando un momento concreto para que algo suceda, y es el mismo consultante quien acelera o retrasa el suceso. Si bien mi labor es conectar con tu ser elevado, transmitir a tu yo terrenal o biológico, la información que él tiene para ti, con el propósito de que lo reconozcas tuyo y así lo recibas inmediatamente, muchas veces aparece la existencia de un vértigo a reconocer que nos merecemos cosas buenas (miedo inconsciente al trauma que supone perderlas posteriormente). De esta forma paralizamos el tiempo, poniendo excusas, a la espera de resolver temas del presente que nos mantienen en bucle, debilitando nuestras energías y no enfocándolas así, donde corresponde. La certeza con la que digo todas estas palabras se basa en los años de experiencia, y en la observación de las distintas predisposiciones que tienen las personas a la hora de recibir su mensaje; existen aquellas que lo hacen libres de prejuicios y con las mentes abiertas a escuchar cualquier información (éstas materializan o reciben a corto plazo); y de la misma forma existen otras, que apenas llegan a confiar en su propia voz interna, pues menos aún lo hacen en el mensaje positivo de un canalizador externo.  Es este último perfil de personas, el que a su vez y de forma contradictoria, reciben los mensajes “no tan agradables” con los brazos abiertos, llegando a materializarlos. Si uno se fija, la mente está predispuesta para recibir y hacer factible este tipo de información, coloquialmente entendida como “negativa”, debido a la escasa comprensión de su mensaje. Debemos retener tan sólo aquello que nos haga bien, y valorar las lecciones de vida ( “mala suerte”) como premios y regalos que ésta nos ofrece. Es necesario, son lecciones y como tales nos ayudan a evolucionar y reconocer, cada vez más, quiénes somos. En resumen, para recoger cosas buenas debemos poner nuestra atención en ellas, y apartarla de todo aquello que nos perjudique física o mentalmente.

 

“Si crees en algo, lo materializas”

“Si dudas, lo relentizas”

“Si no crees, no existe”

Dejame ayudarte, contacta conmigo

1 + 10 =

Abrir chat