Pinturas con Mensaje

Plasmar en un papel el esbozo de tu ser de luz o interpretar, mediante un dibujo, el mensaje que éste quiera transmitirte, es el resultado de una canalización previa con tu “Yo Superior”, es decir, con esa parte de ti que no ves, ni recuerdas, pero que tiene toda la sabiduría necesaria para responder a tus dudas. La esperanza de poder ayudar, de una manera diferente, compartiendo lo que siento con intensidad, es justo lo que me mueve a realizar este trabajo.

En este apartado trataré de explicar cómo nuestro cuerpo físico, encarnado y atrapado miles de años por la propia propia humanidad, necesita ser guiado en muchas ocasiones, por energías o seres de luz que les despierten de esa somnolencia prolongada, letargo que nos puede llevar a enfermar si no conseguimos reaccionar a tiempo ante nuestra aparente realidad.

30,00 

         No puedo evitar hacer referencia a un animal, que siempre utilizo de ejemplo, increíblemente sabio en relación a todo lo señalado; conoce perfectamente el funcionamiento de las energías, las codifica e interpreta altruistamente, en beneficio de su propio ser y del prójimo. Este animal no es otro que el “gato”, poseedor de una glándula pineal (llamada también tercer ojo), bastante más desarrollada  que la del ser humano, oxidado este último por su escasa fabricación de melatonina; el hombre ha avanzado enormemente en ciencia, pero no así, en el desarrollo de su propio ser.

La glándula pineal o epífisis es una glándula de secreción interna que forma parte del techo del diencéfalo; segrega la hormona melatonina, que afecta a la modulación de los patrones del sueño, tanto a los ritmos circadianos como estacionales, y es producida a partir de la serotonina. Glándula y hormona están vinculadas con los  chakras 6 y 7, relacionados directamente con procesos telepáticos, intuitivos, áuricos, cuánticos, astrales y materialización de ideas.

         

 

Todo ésto, a diferencia del ser humano,  lo  podemos encontrar, de forma natural en los gatos, gracias a la gran secreción de melatonina y a su poder transformador de energías, que le otorga la gran cantidad de cuarzo que tiene en dicha glándula. Y sí, un gato puede ver, advertir, hasta sanar, pero no comunicarse legiblemente con nosotros, a través de palabras o imágenes. Debemos por ello desarrollar más melatonina y estar abiertos a nuevas formas de entendimiento.

Por otro lado es importante saber que las personas, así como se ha demostrado mediante estudios científicos con las partículas, estamos sometidos  a un proceso de interconexión profundo, entre nosotros y el resto del Universo, mediante vibraciones cuánticas (Sincronía Gamma). El tiempo y el espacio no es ningún impedimento para interconectar cuánticamente, lo más importante es cómo tengas tu Sincronía Gamma (los monjes tibetanos nos llevan mucha ventaja, tras siglos entregados a la meditación).

         Pues bien, he tratado estos dos puntos, “glándula pineal” y “frecuencias e interconexiones cuánticas”, para plasmar de forma rápida y concreta, la idea de un ser más evolucionado, que vibra como energía de luz y es capaz de ver otras energías, reconocerlas y relacionarse con ellas, sin llegar a perder su identidad.

.

Conseguir ésto de forma natural me ha llevado tiempo en la vida, y mantenerlo como una constante aún más, diría imposible en la actualidad. Aún así, siento seguridad para compartir aquello que soy y lo hago, en este caso, realizando retratos o dibujos de las energías que os acompañan, inclusive de la vuestra propia, ya que debería ser esta la que mejor transmitiera dicho mensaje.

Dejame ayudarte, contacta conmigo

7 + 5 =

Abrir chat